Cuando el nervio de nuestro diente se ve afectado por una infección, traumatismo, desgaste, erosión... puede provocarnos molestias e incluso dolor intenso. 
 
Es el momento de realizar una endodoncia, que consiste en limpiar el conducto pulpar que se encuentra en el interior de la corona de nuestra pieza dental, una vez limpio se sella y, lo normal es que no vuelva a darnos problemas. 
 
Este tratamiento se realiza bajo anestesia local, por lo que no produce ningún dolor, y una vez acabado podrás hacer tu vida normal libre de molestias y dolor. 
 
Contacta con nosotros y pide tu cita.